Contabilidad para consorcios | Cómo llevar la contabilidad

Contabilidad para consorcios

Las empresas que se forman mediante un contrato de consorcio son aquellas que, según la ley de sociedades, están conformadas por dos o más miembros que, sin perder su autonomía, participan de forma activa en una empresa para obtener beneficios económicos. En el caso de este tipo de contrato, no se genera una persona jurídica ya que, como se ha dicho antes, cada miembro del consorcio mantiene su autonomía. 

¿Esta es la forma asociativa que usted necesita para su negocio? De ser así es importante que conozca bien sobre la contabilidad para consorcios y lo que implica este tipo de forma asociativa.

Tabla de contenido

Contabilidad de un consorcio: características de este tipo de contrato

Hay una serie de características de los consorcios que deben quedar muy claras para las personas o empresas que opten por estos contratos. Como hemos mencionado antes, uno de los rasgos principales de los consorcios, es que las partes mantienen su autonomía, no obstante, esta no es su única cualidad; a la anterior podemos sumar: 

  • Los consorcios facilitan hacer negocios en conjunto. 
  • Solo permiten el trabajo entre empresas formalizadas.
  • Los consorcios pueden ajustarse a cualquier régimen tributario. 
  • Los consorcios se dirigen mediante el comité de gestión u operador.

Contabilidad de consorcios ¿cuáles son las ventajas que ofrece?

La creación de contratos de consorcio ofrece muchas ventajas a las partes involucradas, entre estas

  • La reducción de riesgos.
  • El poder de negociación y compra se incrementa.
  • Las partes optimizan sus costos y gastos.
  • Se puede acceder a mejores oportunidades de crédito.
  • Los consorcios tienen mayores posibilidades para realizar exportaciones e importaciones.
  • Facilitan la

Contabilidad consorcios: Leyes que regulan esta forma asociativa

Un aspecto más que debe conocer respecto a los consorcios, son las leyes que regulan a este tipo de contratos. Estas se encuentran bajo la “Ley General de Sociedades” en donde se establecen:

  • Los alcances del contrato.
  • Las contribuciones que están obligadas a hacer las partes.
  • La afectación de bienes.
  • Las responsabilidades de los miembros respecto a su vinculación individual con terceros en el desempeño de su actividad.
  • Los sistemas de participación de los resultados del consorcio.

Consorcio con contabilidad independiente y consorcio sin contabilidad

¿Sabía que al firmar este tipo de asociación puede optar por la contabilidad de consorcios con contabilidad independiente o sin contabilidad? Es importante que conozca de qué trata cada una para que identifique cuál le conviene llevar a su asociación.

A. Consorcio con contabilidad independiente

Solo un consorcio con contabilidad independiente califica como contribuyente ante SUNAT.  En esta modalidad, cada empresa incluye en su contabilidad una subcuenta donde se consideran todas aquellas operaciones que, dentro del contrato de consorcio, se encuentran bajo su responsabilidad. Las empresas asociadas bajo esta modalidad deben, además contar con su número de RUC, por lo que toda su facturación (como consorcio) debe estar hecha bajo este número. 

B. Consorcio sin contabilidad independiente

Si ha optado por un consorcio sin contabilidad no calificará como contribuyente ante el ente fiscalizador. En este caso, se deberá designar a una de las empresas participantes como  “operador”, el cual estará a cargo de llevar la contabilidad del consorcio. Dicho operador deberá llevar, obligatoriamente un Registro Auxiliar, así mismo, será este operador el que, cada mes, a través de un Documento de Atribución quien atribuya los ingresos y gastos de los participantes. 

¿Ha decidido formar un consorcio? Recuerde que debe comunicarse con SUNAT, a través de una carta mencionando la creación de este. ¿Necesita ayuda? En S & M contadores podemos encargarnos de la contabilidad de su consorcio, ¡contáctenos!