Los 15 principios contables generalmente aceptados

Los 15 principios contables generalmente aceptados

Los 15 principios contables generalmente aceptados  son una serie de normas que se adoptan como guías y fundamentos en procedimientos contables. El presente artículo, elaborado por el estudio Contable SyM Contadores, Asesores, tiene el objetivo de recordar los 15   (PCGA) aplicados en el Plan Contable General Revisado (PCGR) del año 1984. Muchos de ellos han sido recogidos por las NIIF y actualmente siguen siendo usados para reconocer las operaciones económicas dentro de la contabilidad. Antes de continuar, hay que recalcar que los actuales PCGA son las NIIF.

Tabla de contenido

¿Qué son los principios de contabilidad generalmente aceptados?

En el año 1984 la Comisión Nacional Supervisora de Empresas y Valores, CONASEV, publicó el Plan Contable General Revisado, dentro del cual hacía mención a  

En el año 1998 el Consejo Normativo de Contabilidad (CNC) emitió la Resolución N° 013-98-EF/93, la cual, en su artículo N° 1 indica que los PCGA comprenden substancialmente a las Normas Internacionales de Contabilidad (NICs).

En el año 2008 el CNC aprobó el nuevo Plan Contable General Empresarial PCGE, de uso obligatorio a partir del año 2011. Dicho PCGE está armonizado y concordado con las NICs, o lo que son actualmente las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF), las cuales agrupan a las NIC, NIIF, SIC y demás interpretaciones.

¿Para qué sirven los principios de la contabilidad ?

Los PCGA se deben adoptar al momento de reconocer las diversas operaciones que realiza la empresa, con la finalidad de que la contabilidad sea homogénea, comparable, de fácil entendimiento y para mejorar la toma de decisiones de inversionistas, entidades financieras, órganos gubernamentales, entre otros.

¿Cuáles son los 15 principios contables generalmente aceptados?

A continuación describiremos los PCGA y anotaremos algunos.

Equidad

Dentro de una empresa están en juego diferentes intereses: de los inversionistas, de los directores, el gerente general, de los administradores, de gerentes de diversas áreas, de entidades financieras, de las entidades gubernamentales, entre otros. En ese sentido, este principio nos dice que en la contabilidad no deben prevalecer los intereses particulares, sino reflejar todos los intereses relacionados con la operación económica.

Partida doble

La contabilidad se basa en reflejar de forma cabal la realidad del negocio. Cada operación financiera que realiza una empresa tiene una implicancia en varios aspectos de los Estados Financieros, una compra al crédito de mercadería tendrá una implicancia en dos aspectos dentro del Balance General o Estado de Situación Financiera: uno de ellos es el aumento del activo, por ingreso de la mercadería al almacén, otro es el aumento del pasivo, por la cuenta por pagar.

Una compra al contado de un vehículo tendrá implicancia también en dos aspectos dentro del activo: un aumento de la Maquinaría y Equipo por el ingreso del vehículo y una disminución del efectivo o caja por la salida del dinero o pago. Es por ello que la Contabilidad se registra en Partida Doble.

Ente

Dentro de la contabilidad, la empresa debe ser tratada como una persona o ente independiente, donde los accionistas o dueños son tratados como terceros. La empresa o ente tiene derechos y deberes, reconocidos en las normas legales y por los organismos que la gobiernan. 

Bienes económicos

La contabilidad se basa en transacciones económicas realizadas por la empresa o ente, en ese sentido, las partidas o registros tienen que tener un carácter económico. Todas las operaciones deben tener, o se les puede asignar un valor monetario, el cual debe ir en relación al valor del mercado donde la empresa opera.

Moneda común denominador

Las operaciones que realiza la empresa pueden ser en distintos tipos de moneda.

Por ejemplo:

Podemos vender o comprar en soles, dólares o euros, esto dependerá de nuestros clientes o proveedores, y es un tema que la empresa no puede controlar.

En la mayoría de casos, no podemos exigir a nuestros clientes o proveedores que nos emitan los comprobantes en la moneda en la que nosotros presentamos nuestros Estados Financieros EEFF. En ese sentido, la empresa esta obligada a elegir el tipo de moneda en la que presentará sus EEFF. Por lo que debe revisar cuál es la que domina sus operaciones (compras y ventas). Incluso, si es una filial, en muchos casos debe adoptar la divisa en la que reporta la casa matriz.

Empresa en marcha

Toda empresa que se constituye, espera tener una duración infinita; salvo que su acta de constitución diga lo contrario. De igual manera, cuando la empresa presenta sus EEFF, se entiende que su duración es infinita, salvo que se indique lo contrario. Es importante resaltar la importancia de este principio para los usuarios de los EEFF (inversionistas, entidades financieras, accionistas, personal, proveedores, otros), ya que la decisiones que tomen serán totalmente diferentes en el caso de una Empresa en Marcha que en el caso de una empresa en Liquidación o Extinción.

Valuación al costo

Existen diversas técnicas para otorgarle un valor a las operación financieras que realiza la empresa, tales como: valor de mercado, valor de reposición, valor del costo de adquisición, valor de producción, valor de realización, otros; esto dependerá del contexto en el que se realiza cada operación financiera. Lo que nos indica este principio es que la valuación que debe predominar al reconocer las operaciones financieras del negocio es la valuación al costo o el valor del costo de adquisición o producción.

El valor del costo debe ser el inicio de cada operación. Posterior a ello, podemos aplicar otros tipos de valuación, los cuales serán tratados como ajustes, con la finalidad de presentar los EEFF a la realidad económica.

Periodo

Los usuarios de los EEFF necesitan conocer el periodo o la fecha en la que estos se presentan. En la mayoría de empresas la presentación suele ser mensual, al cierre de cada mes. Es necesario que exista una regla o fecha establecida. En el Perú, un periodo contable está reconocido como un año, el cual inicia el primero de enero y termina el 31 de diciembre. De acuerdo al tamaño y régimen tributario, una empresa está obligada a presentar sus EEFF al cierre de cada periodo o ejercicio.

Devengado

Este principio se refiere al momento o fecha en la que debemos reconocer o registrar una operación financiera dentro de nuestra contabilidad. El devengado se refiere al momento o fecha en la que nace una obligación o un derecho para la empresa.

Por ejemplo:

  • ¿Si la empresa realiza una compra de mercadería al crédito, en que momento estará obligada a reconocer un pasivo, por el cual tendría que reconocer una obligación? La respuesta es: cuando haya recibido la mercadería en las condiciones previamente establecidas.
  • ¿En qué momento la empresa está obligada a reconocer un ingreso dentro de su contabilidad?, en el momento en el que entregue la mercadería a su cliente y este la acepte.

En resumen, el devengado es una guía para saber cuándo debemos reconocer una operación independientemente si se ha pagado o cobrado.

Objetividad

Las operaciones económicas deben reconocerse en los libros contables libres de intereses particulares. La objetividad implica reconocer las operaciones lo más cercanas a la realidad de ese momento, no encubrir u ocultar hechos para favorecer algún interés.

Realización

Toda transacción o hecho económico conlleva un registro contable, una obligación o un derecho. La extinción de estos, implica el reconocimiento o realización de un ingreso, gasto o costo.

Por ejemplo:

  • Un anticipo otorgado por un servicio implica el reconocimiento o registro contable de un derecho hasta que el servicio se preste. Luego de que el servicio se preste por el proveedor, la empresa deberá reconocer un gasto o costo, es decir, que se ha realizado la operación.

Prudencia

Cuando se conoce un hecho económico, pero no lo podemos medir con fiabilidad, debemos regirnos por este principio. En ese sentido debemos buscar los mecanismos o técnicas para encontrar un valor lo más razonable posible, acorde con la realidad económica del mercado.

Esta búsqueda implica prudencia, sin ser entusiastas ni pesimistas, más bien buscar el punto más conservador. Como dice el siguiente enunciado: «contabilizar todas las pérdidas cuando se conocen y las ganancias solamente cuando se hayan realizado«.

Uniformidad

Implica el reconocimiento de las operaciones respetando el método usado en operaciones similares, el cual debe guardar relación con los principios, políticas, normas y leyes adoptadas. No podemos cambiar la forma de reconocer una operación económica, salvo que exista una norma que lo permita. En ese sentido, se deberá informar en los EEFF las nuevas políticas o normas adoptadas, con la finalidad que los usuarios puedan conocer los cambios en las políticas o leyes aplicadas.

Materialidad o importancia relativa

En la contabilidad debe primar el sentido práctico y flexible para el reconocimiento de ciertas operaciones, ya que pueden existir diferentes transacciones económicas que entren en conflicto para su reconocimiento en la contabilidad.

En ese sentido, debemos evaluar la importancia o materialidad que representa la operación para la compañía, es decir, si su reconocimiento, de algún modo, puede representar una distorsión significativa en los EEFF. De no ser así, debemos optar por reconocer la operación con un sentido práctico, sin ambigüedades.

Por ejemplo:

  • Tengo una factura de 50 soles y observo que el RUC está mal digitado, pero la operación es válida, no es necesario que tramite la corrección del documento, simplemente lo registraré como debió ser.

Exposición

Los operaciones económicas que representan hechos significativos, deben realizarse con la mayor diligencia posible, teniendo toda la documentación que los sustenta, con total objetividad y claridad, es decir, cumpliendo a cabalidad la aplicación de los principios, normas y políticas contables adoptados, con la finalidad que los EEFF puedan mostrar el detalle de las operaciones significativas, para que los usuarios estén en condiciones de tomar las mejores decisiones económicas.

Conclusión

Antes de reconocer las operaciones económicas dentro de nuestra contabilidad debemos tener en cuenta los PCGA o NIIF. Estas son guías que permiten   por los usuarios, para la toma de decisiones.

En nuestro Estudio Contable Sánchez y Montenegro le asesoramos para que pueda aplicar correctamente los 15 principios contables generalmente aceptados, cuya aplicación es a nivel internacional, para mejorar su contabilidad y pueda tomar mejores decisiones financieras y administrativas.