Diferencias entre una sociedad anónima cerrada y abierta

sociedad anonima cerrada y abierta

Cuando queremos formalizar nuestro negocio debemos elegir qué tipo de empresa vamos a formar. Y es que existen diferentes corporaciones jurídicas que podemos elegir. La más común es la sociedad anónima cerrada, sin embargo, no es la única, también podríamos formar una sociedad anónima abierta, una EIRL, entre otras. 

Como expertos en el servicio de constitución de empresas en Perú, en S & M contadores queremos ayudarle a entender las diferencias entre la sociedad anónima cerrada y abierta; de esa manera podrá identificar cuál es la que le resulta más conveniente para el giro, características y necesidades de su negocio. 

¿Qué es una sociedad anónima cerrada?

Las sociedades anónimas cerradas son, como su nombre indica, empresas cerradas, es decir, están conformadas por un determinado número de personas naturales o jurídicas, quienes poseen las acciones de la empresa. 

Por su carácter cerrado no cualquier persona puede tener acciones de la compañía. Las acciones de la misma solo pueden ser vendidas por los socios fundadores a otras personas naturales o jurídicas que ellos aprueben. 

Como las acciones no se venden en la Bolsa de Valores, sus registros y gestiones se mantienen confidenciales. 

cta-constituye-tu-empresa-con-nosotros

¿Qué es una sociedad anónima abierta?

Por otro lado, las sociedades anónimas abiertas son un tipo de empresa que cuenta con acciones que se pueden adquirir en la bolsa de valores. Debido a ello, no es necesario que se apruebe o no la compra de acciones por un tercero, ya que basta con que esta persona cuente con el dinero para pagar por la cantidad de acciones que quiera comprar. Además, el dinero que pague por las acciones servirá para financiar a la misma compañía. 

No cualquier empresa puede ser una sociedad anónima abierta; es necesario cumplir con una serie de requisitos para ello, por ejemplo, tener mínimo 750 accionistas; contar con una junta general de accionistas, gerencia y directorio; además, el 35% del capital debe pertenecer al menos a 175 accionistas. 

Las sociedades anónimas cerradas pueden volverse sociedades anónimas abiertas en algún punto de su vida corporativa, si llegan a cumplir con las condiciones anteriores y, además, hacen una oferta pública de acciones u obligaciones convertibles en acciones; asimismo, deben registrar las acciones en el Registro de Matrícula de Acciones. 

Diferencias clave entre sociedad anónima cerrada y abierta

Una vez que conocemos la definición de ambos tipos de sociedades, podemos ver con mayor claridad aquello que las diferencia. Los resumimos a continuación: 

  1. El tipo de financiación entre ambas es distinto. En el caso de las sociedades anónimas cerradas el capital de la empresa está conformado por el aporte de cada socio quienes además no responden por las deudas sociales. Por otro lado, en cuanto a las S.A.A. estas recurren al público para obtener financiación, ya sea para obtener el capital inicial (el de fundación) o para aumentar el capital propio (lo que sucede cuando una empresa pasa de ser una S.A.C. a una S.A.A.). 
  2. Otro rasgo que diferencia ambos tipos de negocios es que las S.A.C. requieren un mínimo de 2 socios para su formación; mientras que para las S.A.A. el número mínimo de accionistas es de 750.
  3. Un tercer factor que distingue ambos tipos de sociedades es que las SAC no se ofertan en la Bolsa de Valores, mientras que las S.A.A. sí. 
  4. En el caso de las SAC la formación del directorio es opcional; lo que no sucede con las S.A.A. 
  5. Finalmente, también se diferencian en que las S.A.A. son compatibles con negocios de gran tamaño. 

Ahora que conoce más acerca de lo que diferencia una sociedad anónima cerrada y abierta, le invitamos a contactar con nuestros asesores para que lo ayuden con los aspectos contables de su empresa.

4.5/5 - (11 votos)
Categorías

Últimas entradas

Abrir chat
1
Hola! Necesitas ayuda.
Hola ¿Cómo podemos ayudarte?